¿Existe una dieta ideal para niños con autismo?

Rate this post

La condición de rango de autismo (TEA) es un término para diversos problemas de desarrollo de la mente, que son problemas de desarrollo prevalentes. La importancia de la dieta en las condiciones del espectro autista es un tema relativamente nuevo en la investigación científica.

Autismo – razones

Se cree que el autismo es un trastorno multifactorial – www, que consiste en la comunicación hereditaria, ecológica y entre el sistema inmunitario del cuerpo y el ansioso.

Autismo – síntomas. Los signos y síntomas comunes de los problemas del espectro autista incluyen:

  • aislamiento,
  • autoestimulación,
  • autolesiones,
  • cambios repentinos en el comportamiento
  • patrones y estereotipos de acciones.

Un problema común en las personas con condiciones de rango de autismo es la selectividad alimentaria, la disbiosis del tracto digestivo y la fuga intestinal. Todo esto puede crear y también exacerbar una variedad de dolencias.

El autismo también puede afectar las dolencias estomacales, como:

  • problemas de digestión,
  • deficiencias enzimáticas materializadas por la flojedad de los intestinos,
  • hinchazón,
  • dolor abdominal,
  • y también reflujo gastroesofágico.

La fuga de la barrera intestinal puede conducir a la penetración directa en la sangre de proteínas no digeridas, que luego atraviesan el sistema circulatorio y la barrera hematoencefálica hasta el cerebro.

La teoría de los opioides en el autismo

La teoría de los opioides aclara la influencia de estos péptidos en el funcionamiento de las personas con condiciones del espectro autista. Esta teoría destaca el valor del eje intestino-cerebro. Según el concepto opioide, los alimentos pueden afectar acciones con la producción de exorfinas:

  • gliadomorfinas – elementos de desintegración insuficiente del gluten,
  • casomorfina – un elemento de descomposición incompleta de la caseína.

Estos péptidos son bioactivos y también pueden influir en los receptores de opioides en el cerebro y causar los llamados síntomas de dependencia. Por esa razón, las personas con trastornos del rango del autismo pueden sentir una necesidad aún mayor de comer alimentos ricos en gluten o caseína, que pueden agravar potencialmente los trastornos estomacales y neurológicos.

Esto hace que el resultado de un círculo cerrado, así como un plan de dieta seleccionado de forma independiente, se convierta en un elemento crucial en la terapia del autismo de acuerdo con este enfoque. Como resultado, un régimen de dieta seleccionado apropiadamente en el autismo puede desempeñar una función terapéutica y de apoyo para el paciente. No existen pautas dietéticas claras, pero se enfatiza cada vez más el valor de deshacerse del gluten, la caseína, la soya y el azúcar.

Autismo – dieta

Régimen de dieta en el tratamiento del autismo, como se discutió anteriormente, es un elemento esencial que mejora la calidad de vida. Para establecer sugerencias dietéticas en problemas del espectro autista, se sugiere buscar el consejo de un dietista. Un problema muy importante en el campo del soporte nutricional es la individualización de las derivaciones, que incluye:

  • entrevista dietética detallada,
  • diagnósticos extendidos.

En primer lugar, se recomienda identificar las deficiencias nutricionales, así como conocer los comportamientos alimentarios del niño y la familia. Uno de los planes de dieta más generalmente sugeridos para el autismo es una dieta de eliminación que omite el gluten y la caseína.

La individualización completa de las referencias es factible después de un diagnóstico extenso de hipersensibilidad a los alimentos en el estudio de investigación ImuPro. La dieta de un niño con autismo, según el estudio mencionado, puede ayudar a eliminar los nutrientes que le hacen daño. Además, un plan de alimentación elegido adecuadamente para un niño con autismo también debe venir antes de un diagnóstico de reacciones alérgicas e intolerancias alimentarias.

Como se mencionó anteriormente, la base de varias dolencias de los niños con autismo podría originarse en los intestinos. Específicamente cuando se trata de problemas digestivos en el autismo, también vale la pena considerar el diagnóstico de la microbiota del tracto digestivo. Según los resultados del examen, el paciente recibe sugerencias nutricionales y tratamiento microbiológico (probiótico) seleccionado por separado, que puede ayudar a reconstruir y apoyar la microbiota intestinal física del individuo.

Selectividad alimentaria en el autismo

Uno de los problemas comunes de los niños con autismo es la selectividad alimentaria. Este problema prevalece y también restringe la capacidad de apegarse a las sugerencias nutricionales. Con frecuencia, los artículos que soporta el niño y que se consideran “libres de riesgos” son artículos que no se recomiendan para él, p. pan blanco, productos lácteos. Este modelo de nutrición se denomina “régimen de dieta beige”. Tan pronto como las mamás y los papás noten el problema de la selectividad de los alimentos, deben consultar a un especialista, p. una dietista especializada en ampliar el plan dietético, una logopeda, una terapeuta de alimentación.

La microbiota del tracto digestivo en el autismo

Una preocupación interesante es la asociación entre las condiciones del neurodesarrollo, incluidas las del espectro autista, y la microbiota del tracto digestivo. De acuerdo con el estado actual del conocimiento, la estructura de la microbiota del tracto intestinal en personas con trastornos del espectro autista (TEA) varía de la composición de la microbiota ota de individuos neurotípicos. Las personas en el espectro también podrían haber reducido la resistencia y correr más riesgo de contraer infecciones parasitarias y sobrecrecimiento de hongos del género Yeast.

Leave a Comment